Harri y el sandinismo

Posted: April 29, 2014 in Nicaragua

Esa primera conversación con Harry terminó rápido, pero antes de su fin me preguntó de donde era, y yo le contesté que era vasco. Me dijo que había conocido bastante gente de mi tierra y se despidió de mi con un choque de manos al estilo nicaragüense, pero con un semblante mucho más simpático que el del principio de la conversación.

Cuando nos encontrábamos subiendo los dos kilómetros que separan la finca del pueblo esa misma tarde, sucedió el segundo contacto con él. He aquí el principio de una gran amistad.

Alguien nos llama desde el otro lado de la calle. ¡Vasco! Tras bocear a distancia decide acercarse. Desde la hamaca donde se hallaba recostado, situada en el pórtico de una vieja casa, se encamina lentamente tras calazarse los zapatos. Nos explica que detrás de donde nos encontramos empiezan las tierras del futuro proyecto de cacao de la finca y que actualmente se están colocando las matas en posición, aguardando para ser plantadas cuando comiencen las lluvias. No solo eso, sino que además nos acompaña a verlas. Es entonces cuando empezamos a entender su dedicación hacia nosotros.

Harry es lisiado de guerra y fue durante este bélico período cuando conoció a vascos involucrados en su lucha, aprendiendo y ayudando a su pueblo. Mil y una historias nos contó, porque lo que no le faltaban eran datos sobre la historia de Nicaragua y, por supuesto, eso derivó también en nuestro interés sobre sus experiencias personales.

Y vamos con un poquito de historia. Harry es un excombatiente del  Frente Sandinista de Liberación Nacional (llamado así en memoria de Augusto César Sandino) que puso fin a la dictadura, impuesta desde 1937 por la familia Somoza, en 1979. Después de ésto el FSLN tomó el control del gobierno, con un marcado corte socialista, e intentó mejorar los problemas sociales, sanitarios y de educación del país. Para que se hagan una idea, cuando entró en el gobierno el FSLN después de la violenta guerra que había dejado la tierra empapada de la sangre de los caídos, el porcentaje de analfabetización del pueblo nicaragüense era de más del 50%, por lo que esto fue su gran prioridad, consiguiendo en solo dos años reducir esta cifra al 13%. Otra fue una reforma agraria que repartiró las tierras nacionalizadas de los Somoza y sus secuaces entre la población, como sucedió con finca Magdalena. Pero no serían los problemas internos la única de sus preocupaciones, sino que los problemas llegarían del exterior en forma de guerrilla, las Contras (en contra del FSLN, de la revolución). Y aunque este brazo armado de la oposición estaba compuesto también por nicaragüenses, fue Estados Unidos el impulsor del movimiento, contribuyendo además materialmente a su formación. Algo que no digo yo de manera parcial, sino que quedó probado por la Corte Internacional de Justicia en 1984, que reveló que el gobierno de los Estados Unidos (durante el gobierno de Ronald Reagan) entrenaba, armaba, financiaba y abastecía a las Contras, principalmente a través de la CIA.

¿Cómo hacía esto EEUU? Pues vendía las armas a Iran para, con el dinero recibido, financiar las Contras. ¿Por qué lo hacía? Pues simple y llanamente, para evitar que la revolución sandinista extendiera la ideología de izquierda y anti-imperialista por América Latina. Tanto es así que incluso en las elecciones de 1990, donde perdió el poder el FSLN y salió vencedora Violeta Chamorro, EEUU había previamente financiado y apoyado la campaña electoral de dicha vencedora.

En total hubo unas 65.000 muertes, 35.000 de ellas durante la lucha contra el somocismo (25.000 civiles y 10.000 combatientes) y 30.000 durante el periodo de gobierno del FSLN por el conflicto abierto con las Contras (15.000 civiles y 15.000 combatientes).

Volviendo a nuestro amigo Harry. Una de las primeras cosas de la que nos habló fue sobre sus cicatrices, como todo buen guerrero. Una bien visible en la cabeza, arreglada con chapa de metal en el cráneo y gracias a la magia de los médicos cubanos, y otra en el antebrazo, que le dejó con movilidad reducida, aunque por su energía uno debiera prestar atención para fijarse en ello. De ambas se despertó en un hospital de Cuba junto a un palestino que se encontraba allí por parecidas circunstancias.

Cuando solo tenía 13 años fue llamado al frente, corría el año 1983. Ese llamamiento no era obligatorio, pero para un niño que anda buscándose la vida en las calles como buenamente puede era una oportunidad extraordinaria para encontrar algo mejor, al margen todavía de ideologías, éstas llegarían más tarde.

Entre algunas de las historias de guerra, nos cuenta como era su día a día en las montañas, las cuales servían de cobijo ante la llegada de las Contras. Éste no era demasiado confortable que digamos, pasaban tanta hambre que algunos días se comían hasta las uñas de los pies. Los días más cotidianos quizás disponían de una mazorca para compartir entre los que fueran, por lo que cada uno comía un grano y se la pasaba al siguiente, y de esta manera continuaban pasándose la mazorca hasta que se acababa. No habría alimento, pero si compañerismo.

Y así transcurría el tiempo, entre hambruna, miedo, valentía, sueños de esperanza y largas noches en vela en el puesto de observación. Hasta que un fatídico día, un enfrentamiento con el enemigo le llevó directamente a Cuba, como ya dije antes. Fue un fatídico día que no acabó con la sonrisa de este hombre. Ni mucho menos. Todo lo contrario. Duro como la piedra, de ahí que le llamásemos Harri (piedra en euskera), no se desmoronó y desde este momento decidió dedicarse a lo que siempre había querido.

Ahora Harri es un conocido artista multifacético con gran bagaje a sus espaldas, inscrito en la asociación oficial de artistas de Nicaragua y respaldado por el gobierno en caso de encontrarse en problemas en el país, debiendo ser ayudado en tal caso por las autoridades. Cantante, escritor, payaso y profesor de danza y de teatro, en estos momentos se encuentra escribiendo un libro apoyado por periodistas de Canal Sur (un famoso canal latino americano de marcado corte reivindicativo) que esperamos leer cuando esté a disposición del público.

Como aperitivo contaré otra historieta de este inquieto ser humano. Cuando acabó la guerra se incorporó a la gran empresa de energía eólica de Nicaragua, que por cierto es española. Allí trabajaba como cocinero rodeándose de gente de todo el país, empezando por sus jefes, que eran extremeños. Uno de esos días, ya fuera del trabajo, en algún bar cercano y en ambiente distendido, comenzaron a hablar sobre los vascos. Según cuenta Harri sus jefes no hablaban demasiado bien sobre ese tema, por lo que él saltó para exponer su total desacuerdo. Él había luchado y convivido hombro con hombro con ellos y por tanto su punto de vista era tan opuesto que, como se pueden imaginar, aquella disputa acabó como el rosario de la aurora. Fue el último día que le vieron en la cocina de aquella empresa.

Y como estas historias tiene para regalar, no acabaría nunca, para ello lo mejor es esperar a su libro. De hecho, no solamente tiene muchas anécdotas para contar sino que su incapacidad para contenerse verbalmente se puede comparar a la mía para resumir este post.

Su recuerdo será inolvidable, sobretodo porque esperamos verle algún día y si es posible colaborar culturalmente. Nuestro último día con él se produjo gracias a que decidió quedarse un día más para poder ir a pescar con nosotros. Algo que habíamos acordado con Burro, un amigo suyo que tiene una pequeña barquita. Pero Burro nunca apareció. Por suerte, aunque no pudimos pescar, había unos chavalos vendiendo pescado en la orilla del lago, sobre la misma barca desde la que lo habían agarrado. Hicimos una sopita que supo a gloria y con unas cervezas y unos brindis nos despedimos. Hasta siempre.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s