La granja

Posted: July 24, 2013 in Canadá
Tags: , ,

This slideshow requires JavaScript.

La granja estaba dividida básicamente en tres zonas, la primera se encontraba cerca de la casa donde vivíamos (“Vickys”), la segunda (“Guidos”) se encontraba en casa de los padres de nuestra jefa, Laurence y Val, y la tercera y más importante se encuentra situada entre ambas. Cuando llegamos a la granja la primera zona estaba todavía sin aprobechar por lo que al principio nuestras tareas se centraban en las otras dos.

En Guidos había una pequeña parcela para cultivo y en la parte opuesta de esta finca se encontraban tres corrales para gallinas, donde esperaban para ser degolladas unas 500. Aquí aramos toda la tierra y plantamos zanahorias, lechugas, pepinillos y guisantes y cada día teníamos que alimentar a los pollos por la mañana, limpiar los corrales y cada noche, cuando el sol se empezaba a poner, teníamos que ir a encerrarles. En la zona principal teníamos 70 cerdos y aproximadamente 100 pavos además de una finca enorme para cultivo, donde crecían tomates, patatas y guisantes.

Cada mañana después de dar de comer a las gallinas en Guidos veníamos aquí para alimentar a los cerdos con hierba, la cual la arrancábamos con la mano y más tarde, después de mucho insistir, se nos presto una guadaña. Lo siguiente era poner agua a los pavos y a partir de aquí nuestro trabajo variaba dependiendo del día, plantar tomates, poner verja a los guisantes, sacar patatas…

Vickys comenzó a funcionar dos semanas después de estar aquí, fue entonces cuando empezamos a sembrar y cuando llegó el infierno de los pollitos, 1000 pollitos preciosos y… asquerosos. Cada día había tres turnos donde, en cada uno, una o dos personas se encargaban de limpiar todo el suelo del serrín húmedo y poner nuevo, rellenar agua y alimentarles. Dos horas con estos preciosos monstruitos que apestaban hasta tal punto que cada poco había que salir del corral para respirar un poco de aire libre de vapores de excrementos.

——————————————————————————————-

“Llevar-se d’hora, esmorzar ràpid, passar-se hora i mitja treient caca de pollets a palades i amb una calor infernal, donar menjar i aigua als pollets, i als paons i els pollastres, solcar la terra, intentar plantar entre núvols de mosquits,  treure les males herbes, tornar a donar aigua i menjar als pollets, collir patates hores i hores cavant amb les mans, carregar sacs, cubells plens de pedres, matar pollastres i buidar-los l’estómac amb les mans, tornar a donar aigua i menjar als pollets, construïr valles amb tenalles i martell, fertilitzar tomàquets, tancar paons i pollastres, sopar, tornar a donar aigua i menjar als maleïts pollets, dutxar-se i dormir. Llevar-se l’endamà més d’hora encara, no poder moure ni els dits de les mans… i sant tornem-hi!.

PD: Consti que m’encantava… Llevar-se cada dia i estar en contacte amb animals, veure sempre la llum del sol, o sentir la pluja, tocar la terra amb les mans, poder mirar el cel… et fa sentir molt viu!”

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s